Malditos imberbes: Ricardo Forster. El Filósofo Caliente

15 Mar

Politica // Opinión

Malditos imberbes

El ideario de la derecha más cerril y una sumatoria de eventos violentos y raros sugiere que mientras algunos escriben hay otros que pusieron sus manitas a la obra.

Carlos Barragán // Miércoles 14 de marzo de 2012 | 19:56

 

Malditos imberbes
El ideario de la derecha más cerril y una sumatoria de eventos violentos y raros sugiere que mientras algunos escriben hay otros que pusieron sus manitas a la obra.
Por Carlos Barragán
El filósofo caliente
Forster estaba caliente la noche del martes en nuestra escenografía provisoria de Canal 7. Nunca lo había visto así de caliente. El tipo es doctor en filosofía, una destreza que requiere de mesura y de abandonar pasiones y arrebatos personales. Pero estaba caliente. No lo ví así de caliente en ninguna de las otras tantas otras oportunidades en que el aparato de derecha atacó al gobierno que él como nosotros defiende. Creo que ni siquiera estuvo así de caliente en el 2008 con la avanzada que él describió como destituyente.
¿Y por qué será? Sospecho que Forster en su análisis descubrió y nos descubrió a nosotros que la derecha que ya sabíamos mentirosa, artera, egoísta, antipopular y destituyente es también peligrosamente primitiva.
Ese rasgo creo que no lo hemos visto antes con facilidad porque lo han disimulado, y creo también, que en nuestro intento de escapar a los lugares comunes y al adjetivo fácil, quienes tratamos de leer lo que pasa dudamos antes de hablar de nazismo, racismo, macartismo y violencia en su sentido físico y letal.
Pero estábamos equivocados. No sé si Forster también y quizá su enojo iba hacia su propio error de lectura. Nos hemos confundido y creímos que tratábamos no sé si con la famosa “derecha inteligente”, pero si con una derecha moderna, o bastante moderna, o por lo menos no tan rústica.
Forster en cinco minutos explicó con argumentos que serán muy difíciles de rebatir que esta derecha acusa de marxista, acusa de ruso, acusa de judío, acusa de montonero, y discurre sobre la muerte violenta para explicar su punto de vista. La muerte del marxista, ruso, judío y montonero, tal y como se planteó durante el siglo pasado. Judíos marxistas montoneros que son cobardes por no tomar la armas para matar.
Casi un desafío patotero a ver si “los subversivos” de La Cámpora pican y así ellos pueden salir a cazarlos por las calles de una buena vez.
Por eso Forster estaba caliente el martes a la noche. Porque vio nuestro peor pasado en el diario del día, porque vio la letra de la Doctrina de la Seguridad Nacional en los editoriales de los diarios del año 2012.
Periodismo sin límites
A mí me llama la atención que estas dos columnas de Pagni y Pepe no constituyan un límite en la carrera maníaca que emprendieron los periodistas que usa la derecha. Entiendo que detesten al gobierno, que no lo soporten más, entiendo que mientan porque creen que es necesario utilizar cualquier método para su emprendimiento. Pero me cuesta pensar que no vieran un límite en este par de columnas que emergieron el mismo día de los dos medios que operan en contra del gobierno.
Entre esos periodistas hay de todo, y en ese “de todo” los hay judíos, los hay comunistas de ayer, los hay de la izquierda de hoy, y quiero creer que los hay democráticos y “pacifistas” –por llamarlos de alguna manera.
Creo que deberían hacer un esfuerzo, tomarse un receso de unos minutos, y escuchar la calentura de Forster que con total claridad –y con necesaria conmoción- describe lo peligrosa que se está volviendo esta puja.
Los otros invitados a escuchar a Forster son los políticos no oficialistas, quienes miran este partido desde afuera, siempre prestos a alcanzarles la pelota a los Pagnis y Pepes para que sigan adelante. Deberían recordar los políticos que son ellos quienes deben criticar al gobierno, discutir, oponerse, proponerse y llegado el caso: ganarle en elecciones. No pueden dejar que el partido lo disputen lobby-periodistas, periodistas bobos, gorilas rasos, y empresarios sin más patria que sus bolsillos.
Los dueños de la casualidad
Son días raros. De raros asaltos, raros secuestros, raros hackeos, raros tironeos por viejos y raros negocios, y también de raras reivindicaciones: las reivindicaciones que desde Clarín hace Osvaldo Pepe en su respuesta a las críticas de la Presidenta.
Las resumo con este textual de Pepe: “me quedé en la Plaza cuando ‘el General’, que todavía no tiene un mausoleo para honrar su memoria a casi 38 años de su muerte, echó a aquellos ‘imberbes’ de entonces que lo desafiaron y creyeron ver en él apenas ‘un viejo fascista’ ”.
Agrego un elemento a esta ecuación: Duhalde hizo grande a Boldt y a Clarín, que compartió el jolgorio estatal con Boldt y con Duhalde. Hay más para agregar, pero con esto alcanza por hoy y para mí. (El resto se lo dejo a usted)
Hagamos nuestros cálculos, y que no nos quiten la alegría, que quienes agreden al gobierno confirman con su ferocidad que estamos en el camino correcto.

 
Forster estaba caliente la noche del martes en nuestra escenografía provisoria de Canal 7. Nunca lo había visto así de caliente. El tipo es doctor en filosofía, una destreza que requiere de mesura y de abandonar pasiones y arrebatos personales. Pero estaba caliente. No lo ví así de caliente en ninguna de las otras tantas otras oportunidades en que el aparato de derecha atacó al gobierno que él como nosotros defiende. Creo que ni siquiera estuvo así de caliente en el 2008 con la avanzada que él describió como destituyente.
¿Y por qué será? Sospecho que Forster en su análisis descubrió y nos descubrió a nosotros que la derecha que ya sabíamos mentirosa, artera, egoísta, antipopular y destituyente es también peligrosamente primitiva.
Ese rasgo creo que no lo hemos visto antes con facilidad porque lo han disimulado, y creo también, que en nuestro intento de escapar a los lugares comunes y al adjetivo fácil, quienes tratamos de leer lo que pasa dudamos antes de hablar de nazismo, racismo, macartismo y violencia en su sentido físico y letal.
Pero estábamos equivocados. No sé si Forster también y quizá su enojo iba hacia su propio error de lectura. Nos hemos confundido y creímos que tratábamos no sé si con la famosa “derecha inteligente”, pero si con una derecha moderna, o bastante moderna, o por lo menos no tan rústica.
Forster en cinco minutos explicó con argumentos que serán muy difíciles de rebatir que esta derecha acusa de marxista, acusa de ruso, acusa de judío, acusa de montonero, y discurre sobre la muerte violenta para explicar su punto de vista. La muerte del marxista, ruso, judío y montonero, tal y como se planteó durante el siglo pasado. Judíos marxistas montoneros que son cobardes por no tomar la armas para matar.
Casi un desafío patotero a ver si “los subversivos” de La Cámpora pican y así ellos pueden salir a cazarlos por las calles de una buena vez.
Por eso Forster estaba caliente el martes a la noche. Porque vio nuestro peor pasado en el diario del día, porque vio la letra de la Doctrina de la Seguridad Nacional en los editoriales de los diarios del año 2012.


Periodismo sin límites

A mí me llama la atención que estas dos columnas de Pagni y Pepe no constituyan un límite en la carrera maníaca que emprendieron los periodistas que usa la derecha. Entiendo que detesten al gobierno, que no lo soporten más, entiendo que mientan porque creen que es necesario utilizar cualquier método para su emprendimiento. Pero me cuesta pensar que no vieran un límite en este par de columnas que emergieron el mismo día de los dos medios que operan en contra del gobierno.
Entre esos periodistas hay de todo, y en ese “de todo” los hay judíos, los hay comunistas de ayer, los hay de la izquierda de hoy, y quiero creer que los hay democráticos y “pacifistas” –por llamarlos de alguna manera.Creo que deberían hacer un esfuerzo, tomarse un receso de unos minutos, y escuchar la calentura de Forster que con total claridad –y con necesaria conmoción- describe lo peligrosa que se está volviendo esta puja.
Los otros invitados a escuchar a Forster son los políticos no oficialistas, quienes miran este partido desde afuera, siempre prestos a alcanzarles la pelota a los Pagnis y Pepes para que sigan adelante. Deberían recordar los políticos que son ellos quienes deben criticar al gobierno, discutir, oponerse, proponerse y llegado el caso: ganarle en elecciones. No pueden dejar que el partido lo disputen lobby-periodistas, periodistas bobos, gorilas rasos, y empresarios sin más patria que sus bolsillos.


Los dueños de la casualidad

Son días raros. De raros asaltos, raros secuestros, raros hackeos, raros tironeos por viejos y raros negocios, y también de raras reivindicaciones: las reivindicaciones que desde Clarín hace Osvaldo Pepe en su respuesta a las críticas de la Presidenta.
Las resumo con este textual de Pepe: “me quedé en la Plaza cuando ‘el General’, que todavía no tiene un mausoleo para honrar su memoria a casi 38 años de su muerte, echó a aquellos ‘imberbes’ de entonces que lo desafiaron y creyeron ver en él apenas ‘un viejo fascista’ ”.
Agrego un elemento a esta ecuación: Duhalde hizo grande a Boldt y a Clarín, que compartió el jolgorio estatal con Boldt y con Duhalde. Hay más para agregar, pero con esto alcanza por hoy y para mí. (El resto se lo dejo a usted)

Hagamos nuestros cálculos, y que no nos quiten la alegría, que quienes agreden al gobierno confirman con su ferocidad que estamos en el camino correcto.

Malditos imberbes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: